Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jose Martí

A FONDO

José Martí

¡Carreteras!

Podría ser motivo de políticas antidespoblación que estas minorías vivieran en nuestros municipios

Vino Pedro, el presidente del Gobierno de España. La ocasión lo merecía. Adiós a las 68 curvas del puerto de Querol. El puerto, en la carretera N-232, era la principal vía de comunicación entre las comarcas castellonenses del Maestrazgo y Els Ports, y el Bajo Aragón. El nuevo trazado, que le da el finiquito, consta de 7,71 km y cruza los montes de Vallivana con un total de once estructuras construidas, de las cuales, nueve son viaductos. Destaca el del Barranco de la Bota con 482 m de longitud y el túnel de Querol de 192 m. Como dijo el president Puig, caía un muro centenario. ¡Bienvenido sea el nuevo tramo de carreteras!

El día antes, en el pleno de la Diputación, también hablamos de carreteras. Aprobamos el pliego de condiciones para la contratación de la gestión integral de la red provincial de carreteras y mantenimiento invernal. Serán ocho millones de euros anuales para nuestras carreteras. El anterior contrato de 2018 a 2022 salió a licitación por un importe de 6.750.000 euros, pero la baja fue importante y se adjudicó por 4.927.000 euros. En el nuevo contrato, el pliego establece que las bajas que se pudieran producir se destinen a mejoras en las carreteras, lo que asegura que se dediquen íntegramente todos los recursos del contrato a la mejora. El nuevo contrato supone un incremento del 62,36% respecto la anterior anualidad. Además el ahora aprobado recoge actuaciones de vialidad invernal, que anteriormente no se contemplaban. Una mejora sustancial que ofrece nuevos servicios y que conjuntamente con las actuaciones que ya se realizaban desde el Consorcio Provincial de Bomberos mejora la seguridad vial en nuestros pueblos de interior.

Aunque el Partido Popular se abstuvo y consideró conveniente no apoyar el pliego, --el anterior contrato sí que tuvo el refrendo del Partido Socialista entonces en la oposición-- , nuestra intención desde el equipo de gobierno es consensuar un plan de actuaciones a ocho años vista con los partidos de la oposición en el que se detallen las carreteras que se van a ejecutar. Sobre todo carreteras de poco más de cuatro metros que aún son vías principales de acceso a algunos municipios y que necesitan la mejora independientemente de quién gobierne e independientemente de quién gane en éste o aquel municipio. Las inversiones se deben llevar a cabo de forma objetiva, transparente, mejorando la vida de la gente y de acuerdo a criterios técnicos y de necesidad.

Lucha contra la despoblación

Las carreteras continúan siendo esenciales para nuestro interior, para luchar contra la despoblación y vertebrar la provincia. Si desde que soy presidente de la Diputación alguna persona desconocida me ha parado en la calle para felicitarme ha sido siempre por alguna carretera: la de La Mata a Olocau, la de Cabanes a Oropesa, la de Gaibiel o la de Torralba. Aunque, claro, la carretera mejora el acceso tanto para llegar como para irse. Facilita la llegada, paro también la diáspora. En nuestros pueblos antes vivía el/la médico/a, el maestro o la maestra, el farmacéutico/a, el secretario/a; hasta el cura, oficio este que aún no tiene femenino. Ahora se van y no arraigan, la facilidad de acceso lo posibilita. Vienen, realizan su trabajo y se van. Quizá podría ser también motivo de las políticas antidespoblación conseguir que estas minorías más o menos ilustradas vivieran durante un tiempo en nuestros municipios incrementando su remuneración o la puntuación para futuros traslados. En el «mientras tanto» muchos de ellos se darían cuenta de que en nuestros pueblos se vive muy bien, con servicios, tranquilidad, contacto con la naturaleza y unas magníficas carreteras que tienen siempre dos sentidos: el de ida, por supuesto, pero también el de vuelta.

Presidente de la Diputación de Castellón

Compartir el artículo

stats