Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN LA ZONA DEL ALMACÉN DE GAS DEL CASTOR

Lanzan más de 100 fardos al mar tras una persecución marítima en Castellón

La Guardia Civil acorrala a los narcos, que logran escapar a bordo de lanchas

Imagen de parte de los fardos, tras su decomiso en el puerto de Orpesa. MEDITERRÁNEO

Una persecución marítima por parte de la Guardia Civil a unos narcotraficantes está detrás de la aparición de los fardos de hachís hallados el domingo a una milla del puerto de Orpesa y recogidos por el instituto armado, como adelantó ayer Mediterráneo. Según ha podido saber este diario de fuentes fidedignas, en total se han decomisado más de 100 bultos con droga que los delincuentes se vieron obligados a lanzar al agua en la zona del almacén de gas Castor, al verse acorralados por la Guardia Civil de Tarragona el pasado miércoles en la frontera de Cataluña con Castellón.

Según las mismas fuentes consultadas, la Benemérita detectó la presencia de lanchas rápidas y comenzó una persecución en el transcurso de la cual los traficantes decidieron deshacerse de los fardos de costo para intentar escapar y no ser pillados en posesión de la droga en caso de detención.

Los fugitivos lograron su objetivo y los agentes no consiguieron darles alcance, pese a que estuvieron a punto de darles caza. Por ello, los narcos continúan en paradero desconocido. Tampoco se sabe, por el momento, si la intención de los ocupantes de las lanchas era alijar la sustancia estupefaciente en la costa castellonense o si se dirigían a una zona más lejana. En cualquier caso, el EDOA de la Guardia Civil, el equipo especializado en Delincuencia Organizada y Antidrogas, ha iniciado una investigación para esclarecer los detalles de la operación.

Los fardos tirados al mar se movieron con las corrientes y acabaron siendo avistados en aguas de Orpesa el domingo por la mañana, transcurridos cuatro días de la huida de los traficantes. 

Un testigo llamó al 112 para informar de que un bulto sospechoso flotaba en el agua y, desde el primer momento, apuntaba a que podía tratarse de droga. Ante esta información agentes del instituto armado y también policías locales de Orpesa se trasladaron a la zona del puerto. Tras recuperar los bultos, los agentes procedieron a su decomiso como prueba del delito.

Los servicios marítimos de la Guardia Civil permanecen siempre vigilantes, con sus patrulleras, a la posible actividad delincuencial por vía marítima.

Compartir el artículo

stats