Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REPORTAJE

El legado del artista vila-realense Llorens Bort

Falleció el lunes a los 80 años y deja una extensa herencia cultural de obras, especialmente pictóricas, con su ciudad como principal inspiración

Imagen de Llorens Bort (centro), en una de sus muchas exposiciones en la Caixa Rural Vila-real. MEDITERRÁNEO

En muchas ocasiones, puede que demasiadas, el arte no se valora en su justa medida. Al menos, así lo entienden quienes conocieron al artista vila-realense Juan Bautista Llorens Bort, quien falleció anteayer a los 80 años. Durante su trayectoria profesional se caracterizó por su buen hacer como pintor y dibujante. Fue como un fotógrafo con pincel.

En sus lienzos no solo reflejó paisajes --buena parte de ellos de su Vila-real natal-- y retratos, sino también el espíritu de lo que pintaba o dibujaba. Eso sí, la ciudad reconoció su trayectoria artística concediéndole en el 2019 uno de los Premis 20 de Febrer. Y, colaborador habitual de la Fundació Caixa Rural Vila-real, mostró sus trabajos durante años y en numerosas ocasiones en las salas de exposiciones de esta entidad.

Y también deja un importante legado de su arte en viviendas particulares o inmuebles públicos o de entidades privadas. Y es que la lista de exposiciones en las que mostró sus trabajos --la primera de ellas en 1973-- supera el centenar en diferentes municipios castellonenses, así como en galerías de València, Madrid o Valence d’Hagen, en Francia.

Pasión por su pueblo

Es, muy probablemente, el pintor que ha trasladado a sus lienzos en más ocasiones lugares, costumbres, profesiones o fiestas de Vila-real. En sus cuadros no faltan los collidors, las capurulles o el Cristo Yacente de la Semana Sana, el parany, los bous al carrer o los populares pastorets.

Como dibujante dejó su herencia artística en las portadas y carteles de las fiestas patronales de 1970, de 1982 a 1985 y en 1988, al conseguir los primeros premios del concurso anual que se convoca para ilustrar los tradicionales llibrets de festes.

Como retratista --otra de sus más marcadas facetas-- deja una extensa lista de encargos personales, así como las imágenes de los religiosos vila-realenses beatificados por Juan Pablo II que se hallan en la Capilla de la Comunión de la iglesia arciprestal. 

Compartir el artículo

stats