Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REPORTAJE

110 años de una gran tragedia que Vila-real no olvida

El incendio del Cine La Luz, con sus 69 víctimas, conmocionó a España y al mundo

Dos guardias civiles custodian el interior del cine La Luz de Vila-real, después del incendio que acabó con la vida de 69 personas en 1912. MEDITERRÁNEO

Pasan los años, pero en la memoria histórica de Vila-real sigue pesando como una losa una tragedia que conmocionó a España y al mundo. El incendio del Cine La Luz, el 27 de mayo de 1912 y en plenas celebraciones de las fiestas de Sant Pasqual de aquel año, acabó con la vida de 69 personas --40 de ellas menores-- y otras 150 resultaron heridas.

En pocos minutos, el fuego rebajó a cenizas el Cine la Luz. En la imagen se observa el humo del incendio y de fondo la iglesia arciprestal. MEDITERRÁNEO

Las crónicas de la época hablan de que «el cuadro que hemos presenciado es imposible de describir». Y también mencionan los gritos de horror que se escuchaban desde el exterior, muchos de ellos de niños. «En unos 20 metros cuadrados hemos visto amontonados 61 cadáveres, la mayoría de mujeres y niños, completamente carbonizados y sin que en algunos se distinguiera si eran trozos de cuerpos humanos o leña cubierta de ropa desecha. La identificación es imposible», señalaban.

Cientos de mujeres salieron a las calles de Vila-real para rezar por los muertos en la tragedia de 1912. MEDITERRÁNEO

Fue un auténtico drama que sacudió no solo a Vila-real y toda la provincia de Castellón, sino también a toda España e, incluso, traspasó las fronteras del Estado. También el entonces rey de España, Alfonso XIII, y la reina Victoria Eugenia mandaron telegramas en los que mostraban su solidaridad con el dolor del vecindario de Vila-real.

Pero... ¿qué ocurrió?

Eran las 22.30 horas y en el Cine La Luz ya se habían proyectado cinco cortos, pero se decidió pasar una nueva película, Alma de traidor, a modo de regalo. Al llegar al metro 70 --la cinta tenía 225 metros-- se cortó, el local quedó a oscuras. El proyector, un Gaumont con linterna de la marca Pathé, se enganchó y una chispa prendió la película y, tras ello, hubo una explosión eléctrica que prendió fuego a las cintas que estaban apiladas. Ya se respiraba la tragedia.

El fuego avanzó rápido por la fácil combustión de los materiales lo que, sumado al caos existente, ocasionó una auténtica tragedia.

Miles de personas de toda la comarca asistieron al funeral conjunto en Vila-real por las 69 víctimas del incendio del Cine La Luz. MEDITERRÁNEO

Hay quien dice que al funeral asistieron 20.000 personas, otros aseguran que 50.000. Lo cierto es que miles de ciudadanos quisieron estar presentes en el último adiós a las víctimas de un incendio que tuvo como consecuencia el encarcelamiento del propietario del local, Eduardo Pitarch; mientras que el alcalde, Francisco Nebot, fue apartado del cargo, al reconocer que el cine no tenía autorización. 

Los cadáveres tuvieron que exponerse para poder identificarlos por sus familiares. MEDITERRANEO

La tragedia también tuvo como consecuencia que el 28 de mayo de 1912, el presidente del Gobierno Español, José Canalejas, del Partido Liberal, dictó una circular mediante la que se ordenaba el cierre "inmediato" de todos aquellos locales que incumplieran la normativa vigente en materia de seguridad en espectáculos públicos.

En el 2012, cuando se cumplió el centenario de aquella tragedia, el Ayuntamiento de Vila-real realizó un acto de homenaje a las víctimas y publicó la investigación sobre este incendio que realizó Óscar Pérez. Entre tanto, también Vicente Manrique trabajo durante años para que los testimonios orales de aquellos hechos no cayeran en el olvido.

Compartir el artículo

stats