Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La nueva Cerámica creará más de 3.000 m2 de nuevo espacio público

Las reformas mejorarán la evacuación de espectadores y la estética del entorno urbano

Las reformas mejorarán la evacuación de espectadores y la estética del entorno urbano. Mediterráneo

La remodelación del estadio de la Cerámica le convertirá en un icono arquitectónico para la ciudad de Vila-real, pero también supondrá una importante mejora del entorno urbano de la zona donde se ubica el campo. Las obras supondrán una nueva fase en la transformación urbanística de los alrededores con la creación de alrededor de 3.000 metros cuadrados de espacios útiles para los viandantes. Se añadirán a los ya creados en la flamante plaza del Llaurador con el derribo del pabelló Campió Llorens y la nueva plaza Pascual Font de Mora a la espalda de la grada de la tribuna. Con esta última reforma, que ha incluido la compra y derribo de cinco casas, se ha esponjado la zona de las calles Benicàssim y Almassora, que ha permitido más anchuras a unas vías que se hallaban en algún tramo muy pegadas al graderío de Preferencia. Ahora se generará un gran espacio al derribar las casas del córner, a las que se unirá la peatonalización de la calle Benicàssim rodeando al estadio y conectando con la plaza Llaurador-Cerámica. La peatonalización no afectará al número de plazas de aparcamiento de la plaza que se mantendrá igual.

El cubrimiento de la grada sur llevará consigo que las nuevas viseras se retranqueen, creándose un porche de 6 metros de ancho, similar al de la calle de la grada de tribuna -tiene 4 metros--. En la parte superior de la fachada se podrá ver una cristalera con espacios complementarios para usos varios y también el museo del club.

La grada de tribuna quedará igual, solo se adelantará un poco la visera para que las tres o cuatro primeras filas y los laterales estén también a cubierto. 

Seguridad, confort y comodidad son las tres palabras claves que definen las mejoras invisibles del nuevo estadio de la Cerámica. La generación de espacios libres en los accesos de la Preferencia posibilitará una más rápida evacuación del público y la accesibilidad de ambulancias o bomberos. Desde el punto de vista de la seguridad la mejora es muy importante.

Además, el aforo será de 24.500 butacas. La capacidad será similar, pero la comodidad de los espectadores se mejorará al aumentar la distancia entre asientos en cinco centímetros. Es evidente que el cubrimiento de todo el graderío protegerá al aficionado de factores meteorológicos como la lluvia, frío o el calor al servir de sombrilla para el efecto sol.

Otra de las mejoras invisibles será la generación de un circuito de ventilación en la grada de preferencia, ya que las viseras permiten un volado a las espaldas para la circulación del aire, evitando que jugadores y césped no tengan la sensación térmica de horno. 

El gran arco de la grada norte será uno de los puntos más espectaculares del nuevo estadio y sostendrá la visera de la grada norte con dos grandes pilares. Uno frente a la plaza Font de mora y otro en la calle Benicàssim para soportar la visera.

La Cerámica 4.0 contará con dos grandes videomarcadores de alta definición y gran tamaño en los dos goles del estadio (21x9 metros), además de una megafonía con un sonido de alta calidad, precisamente una de las deficiencias más importante del estadio. Otro avance tecnológico serán las cámaras de seguridad de todo el recinto, con lo que el incidente del lanzamiento de un bote de humo que aconteció hace una década, no quedaría impune como en aquella oportunidad, cuando las cámaras de seguridad no pudieron registrar al responsable de aquel hecho. Desde entonces, el expediente X de quién fue el autor, sigue sin resolverse. 

Compartir el artículo

stats