Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Villarreal remonta y evita el KO ante el Cádiz

El equipo de Emery perdía 1-3 a diez minutos del final y volteó el marcador con goles de Danjuma y Dia

Danjuma celebra el 3-3 en el minuto 96 del Villarreal ante el Cádiz. EFE

Hay empates que saben a derrotas y hay empates que parecen victorias. El Villarreal CF logró una remontada heroica, empatando 3-3 en el minuto 96 un partido que perdía 1-3 en el 80 y que supone una inyección anímica. No está bien el equipo de Unai Emery, ni mucho menos, pero no por una cuestión de entrega, genio, carácter o ambición. No, es otra cuestión que debe enmendarse y corregirse para que no se sigan concediendo tantas facilidades. El Cádiz se aprovechó de de ellas y estuvo a punto de lograr la victoria… y también de perder en el descuento porque aún la tuvo para voltear totalmente el partido el Villarreal en la última acción.

Ahora Emery debe continuar trabajando para rescatar esa solidez de gran equipo que le coronó como campeón de la Europa League. Un conjunto de tanto potencial no puede jugarse los partidos a la ruleta rusa y convertirlos en un correcalles sin control. A este Villarreal le falta pausa y volver a ser un bloque fuerte tácticamente. Calidad sobra, actitud también, solo es cuestión de reencontrarse de nuevo consigo mismo. El punto supo a triunfo y la reacción final quizás lo mereciera.

Así te hemos contado en Mediterráneo el partido minuto a minuto.

Recibe goles fácilmente

Al Villarreal le está costando muy poco recibir goles. El Cádiz, uno de los equipos más modestos de Primera, volvió a evidenciar que ya no se controlan los partidos como antaño. Esta vez le tocó el turno a la unidad B. Siete cambios en el once con respecto a Bilbao. Jugadores de refrescos, pero errores cansinos como últimamente le está ocurriendo al Submarino. Solo repitieron Yeremy, Danjuma, Pau y Parejo, con cambio en la portería incluido. Y como en otros encuentros el equipo no transmite la sensación de que está mal, pero tampoco que ejerce un dominio sobre el rival que le dé jerarquía. Y los rivales le han cogido el truco. Los amarillos son sus propios verdugos, los causantes de sus propias penas.

Si Álvaro Cervera hubiera tenido que diseñar cómo quería que transcurriera el encuentro, seguramente no lo habría hecho mejor que de la manera que se le puso a los 14 minutos. El 0-1 subiría al marcador después de una pérdida de balón en el centro del campo del Villarreal, que discurrió con una transición rápida de los gaditanos y un centro preciso a Lozano, quien solo en el segundo palo fusiló a Asenjo.

Al Cádiz se le puso el partido para hacer lo que mejor sabe hacer, defender con todos sus efectivos con un repliegue intensivo y buscar el contragolpe a un Villarreal que deja demasiados huecos atrás. El 4-3-3 con Danjuma, Yeremy y Alcácer dejaba partido y en inferioridad numérica en la parcela ancha. Sin la movilidad, el trabajo y las diagonales de Gerard no es lo mismo. Ni mucho menos. Y eso que el neerlandés es una auténtica pesadilla para los rivales.

Este es el mapa de calor de los protagonistas del partido

Cuando las cosas ruedan torcidas, Murphy saca petróleo de su teoría de que todo es susceptible de empeorar. El VAR tiró de compas y cartabón y anuló dos goles en un minuto al Villarreal. El primero por fuera de juego, seguro que de milímetros, a Danjuma, y el segundo a Paco Alcácer, porque el balón le rebotó en la mano sin intencionalidad cuando se disponía a rematar. Era cruel, pero el árbitro acertó pese al enfado de la grada.

Mayor velocidad amarilla

El Submarino de Vila-real le metió una marcha más a su juego. Lo intentó por dentro y por fuera… pero las prisas nunca son buenas y siempre van acompañadas de imprecisiones. Y en un saque de esquina, botado con el guante de Parejo, Pau se elevó al cielo y conectó un imparable remate de cabeza (1-1) cuando faltaban tres minutos para el descanso. Lo que parecía el punto de inflexión para encauzar el triunfo, voló por los aires, con una nueva ingenuidad a la hora de defender una acción a balón parado. Lozano, de nuevo, en la misma posición que el 0-1, retomó la ventaja gaditana (1-2) para marcharse a vestuarios.

Descubre aquí las puntuaciones según Mediterráneo de los jugadores del Villarreal ante el Cádiz.

Asumir riesgos

El Villarreal asumió riesgos y dejó desguarnecida su defensa para lanzarse al ataque. El Cádiz era feliz porque le estaba poniendo el partido a la carta. Sí, un robo de balón en la frontal del área visitante, provocó una contra letal, conducida por Lozano, el héroe de la noche, que se postuló a llevarse el balón del partido al anotar un hat trick que dejaba al Villarreal en la lona (1-3). Una auténtica pesadilla para los de Emery, que ordenó tres cambios de una tacada a media hora del final. El Cádiz rozaba el 100% de efectividad, mientras Danjuma, Chukweze, Alcácer… se estrellaban contra el poste, Ledesma o las piernas de los gaditanos.

Con los groguets jugando a la desesperada, Lozano tuvo el 1-4 en las botas, en otra rápida cabalgada que sorprendió, una vez más, a la defensa, pero esta vez Asenjo evitó la humillación de un cuarto gol del punta hondureño. Pero este equipo tiene muchos recursos y casta. En el 80 perdía 1-3 y pudo hasta ganar en 16 minutos finales de locura. Boulaye Dia empaló la pelota a red en un pase de Aurier. Tocaba corneta y el séptimo de caballería vestía de amarillo. Seis minutos descuento. Taquicardia total y Danjuma, mitad con el corazón, mitad con su talento e ímpetu, empataba el choque en el 96. Y quedaba la última pero el balón se paseó por el área sin encontrar una bota que mandara al Cádiz a la lona. Un punto que sabe a gloria… pero hay que mejorar mucho.

Aquí puedes ver los goles del partido con el formato 'Goal Replay'

Compartir el artículo

stats