+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Reportaje a la contra

Un ‘flechazo’ solidario con los niños con cáncer

 

Amparo Alcaraz (la tercera) encabeza la iniciativa ‘Pintando el Camino en Rosa’ que recauda fondos para los niños con cáncer. - MEDITERRÁNEO

Amparo Alcaraz (la tercera) encabeza la iniciativa ‘Pintando el Camino en Rosa’ que recauda fondos para los niños con cáncer. - MEDITERRÁNEO

S. RIOS
11/11/2017

srios@epmediterraneo.com

Solidaridad a raudales. La Asociación de Padres de Niños con Cáncer de la Comunitat Valenciana (Aspanion) realiza una labor fundamental para apoyar a los pequeños que padecen esta enfermedad y a sus familias. En lo que va de año, la entidad ha atendido a 1.080 castellonenses y 10 nuevos casos diagnosticados. Con el objetivo de ayudar a este colectivo, Amparo Alcaraz decidió hace más de un año poner en marcha la iniciativa Pintando el Camino en Rosa.

«La idea surgió en el verano del 2016, cuando fui con unos amigos a hacer el Camino de Santiago. Yo soy modista y siempre hacía unas flechas amarillas que repartía entre los peregrinos. Decidí hacer otras rosas y recaudar fondos. Me hablaron de Aspanion y, desde entonces, formamos parte de este colectivo», señala esta vecina de Vila-real.

Estas flechas solidarias han llegado a medio mundo y cada vez son más las personas que colaboran con esta asociación. Desde entonces llevan recaudados en la provincia cerca de 50.000 euros. El dinero lo destinan a mantener los cuatro pisos de acogida que Aspanion tiene en València, ya que el Hospital Clínico es el centro de referencia para los niños con cáncer, así como a financiar el apoyo psicológico de los enfermos y sus familias y a investigación.

Carrera y tarjetas navideñas

Dentro de los actos que se organizan para conseguir fondos, mañana en Vila-real hay una cita importante. Se trata de la carrera impulsada por los Lluïsos. Hoy Aspanion estará, de 11.00 a 13.00 horas, en la terraza de Lluïsos Bocateria para recoger tarjetas navideñas que se enviarán a Jacob, dentro de una campaña internacional que pretende cumplir el sueño de este niño estadounidense enfermo de cáncer, que adelantará un mes la celebración de la Navidad porque está a punto de morir.