Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PATENTE NORTEAMERICANA

Pamesa impulsa una planta piloto de hidrógeno verde como alternativa al gas natural

El grupo cerámico prevé utilizar esta modalidad para una de sus atomizadoras

El principal conglomerado azulejero del continente prepara la construcción de una planta piloto con esta tecnología.

El mayor grupo cerámico europeo, Pamesa, da un paso adelante en la adopción de posibles alternativas energéticas para fabricar sus productos. Una decisión que se toma justo en un momento en el que el precio desbocado del gas pone en riesgo la rentabilidad de estas compañías, y aumenta el interés por explorar otras fuentes.

El conglomerado de empresas presidido por Fernando Roig apuesta por la construcción de una planta de hidrógeno verde. Un sistema que tiene como principal ventaja la ausencia de emisiones de CO2 a la atmósfera, pero que en estos momentos no deja de ser una fórmula en fase todavía de experimentación y con costes más elevados que el gas natural. 

El principal dirigente de Pamesa detalló que su grupo «ha firmado con una empresa norteamericana para tener una planta piloto y si no lo impiden las autoridades», que generará energía para una de sus atomizadoras ubicadas en Onda. «No sé qué resultado tendrá», mencionó Roig, quien añadió que desde la empresa que ofrece esta tecnología, eCombustible, «son muy optimistas, pero yo no tanto. El principal problema es el precio, que es mucho más elevado que el gas, pero en este caso nos indican que el coste será más bajo», que otros proyectos relacionados.

Interrogantes

Entre las dudas del gigante azulejero está la efectividad del hidrógeno verde como sustituto de la fuente que ha calentado hornos y atomizadoras para esta industria desde hace más de 30 años. Desde el sector mencionan que, hasta la fecha, todavía no existe una sola línea de producción cerámica en funcionamiento con este método, aunque son varios los planes presentados al calor de los fondos europeos de recuperación. Ante todos los desafíos tecnológicos existentes, Pamesa no aplica por el momento esta tecnología a la creación de baldosas sino al proceso de atomización, que requiere de una menor complejidad. 

Además de la actual coyuntura de unos precios disparados del gas, el sector mira al hidrógeno verde como la principal fórmula para cumplir con los requisitos medioambientales de la Unión Europea, que en el año 2030 debe reducir hasta en un 55% las emisiones de CO2. Un periodo muy corto para que este cambio se haga con costes competitivos. 

Proceso

La tecnología de esta fuente alternativa se basa en el consumo de electricidad para realizar la separación del agua entre oxígeno e hidrógeno mediante el uso de hidrolizadores. El hidrógeno genera vapor de agua en su combustión y no CO2. En el caso de que la energía eléctrica se obtenga a través de placas solares o parques eólicos, la generación se considera totalmente limpia.

A los costes de realizar este proceso hay que resolver las dudas sobre la capacidad de las actuales conducciones de gas y quemadores para sustituir un gas por el otro.

Compartir el artículo

stats