Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NUEVO PROBLEMA ENERGÉTICO

El azulejo de Castellón teme un desabastecimiento de gas al perder una conexión con Argelia

Un desencuentro con Marruecos dejará sin actividad un gasoducto a partir de este lunes

El gas natural es la principal fuente de energía para la fabricación de azulejos y productos como esmaltes y fritas.

Nueva preocupación en el sector cerámico de Castellón. Al incremento de costes de materias primas y la escalada de precios del gas natural --su principal fuente de energía-- se suma una tensión política internacional que dificultará de manera inminente la llegada de gas desde Argelia, el principal proveedor de nuestro país.

La ruptura de relaciones diplomáticas entre el estado africano y Marruecos supondrá la interrupción del suministro a través del gasoducto Magreb-Europa, efectiva desde el 31 de octubre. La única gran alternativa será el otro gasoducto en servicio, el MedGaz, que conecta a Argelia con España sin terceros países de por medio.

Desde las dos grandes patronales del clúster azulejero castellonense prevé que el panorama a partir del lunes lleve a nuevos quebraderos de cabeza. Por parte de Ascer «se teme que pueda haber un desabastecimiento, ya que no se sabe si el MedGaz será suficiente para satisfacer a toda la demanda», que no solo es industrial, sino también incluye a un consumo doméstico que crecerá ante la llegada del invierno. Además, advierte de que las reservas de gas «están por debajo de lo que sería normal en esta época del año».

Repaso a las claves del problema gasístico.

"Sin gas no podemos producir"

Por parte de la asociación que aúna a los fabricantes de fritas, esmaltes y colores cerámicos, Anffecc, su secretario general Manuel Breva indicó que la suya «es una actividad gasintensiva y por tanto, altamente dependiente de su suministro. Sin gas no podemos producir». Por ello reclama que la Administración «tenga en cuenta las necesidades no solo de la industria, sino de toda la población», ya que no es «admisible que conflictos de intereses políticos o geoestratégicos pongan en riesgo tanto a la población como a la producción de todo el país».

Precio

Otra preocupación radica en el efecto que pueda tener este empeoramiento del suministro en un precio del gas que ya está por las nubes. Según los últimos datos facilitados por Ascer, el incremento ha sido del 140% en el último año, y no se vislumbra una mejora a corto o medio plazo. Solo los fabricantes de baldosas emplean cada año 14 teravatios hora al año para crear sus productos.

Para minimizar el problema se ampliará en un 20% la capacidad del MedGaz, al pasar de 8.000 millones de metros cúbicos a 10.000. Algo que no será efectivo hasta principios del 2022. El resto de la demanda vendría a través del transporte marítimo, con barcos metaneros. Ascer pone de manifiesto que en estos momentos «no hay barcos para hacer las rutas ni instalaciones suficientes para licuar, embarcar y gasificar». La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, visitó el miércoles Argelia para que este país garantice un correcto abastecimiento de gas.

Compartir el artículo

stats