Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

colapso en los juzgados de castellón

La mediación solo resuelve el 6% de los procedimientos derivados en Castellón

Los abogados piden cambiar el modelo porque el actual «no está funcionando»

La sobrecarga en los juzgados de Castellón sigue. Nuria Balaguer

Hay un refrán popular que dice: «Más vale un mal arreglo que un buen pleito». La mediación es uno de los mecanismos impulsados por la Conselleria de Justicia para aliviar el atasco judicial que sufren los órganos de la provincia, como informó ayer Mediterráneo. El problema es que su implantación, como alerta el Colegio de Abogados de Castellón, no cala entre la ciudadanía y, por tanto, no se alcanza en el objetivo. 

La mediación es un procedimiento en el que las partes en conflicto intentan voluntariamente alcanzar por sí mismas un acuerdo con la ayuda de un profesional en mediación, que no tiene funciones decisorias, sino que gestiona este procedimiento.

Sin duda, el fin de este sistema es el de reducir la tasa de litigiosidad, es decir, el número de procedimientos judiciales, teniendo en cuenta que la sobrecarga de asuntos en la provincia supera en un 60% la ratios marcadas por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), hecho que ha provocado un aumento sustancial de las bajas por estrés y ansiedad, según denunciaron desde los sindicatos CSIF y Comisiones Obreras. 

Las cifras evidencian que la mediación no está funcionando. En el año judicial 2020-2021, los tribunales de Castellón derivaron para mediación 669 procedimientos al considerar que las partes podían llegar a un acuerdo sin intervención judicial, pero solo el 13% empleó esta vía y de estos solo en un 6% el resultado fue positivo, evitando que un juez tomara parte en el procedimiento puesto en marcha.

«Algo está fallando, el modelo es inadecuado. La mediación no la debería llevar a cabo un profesional sin conocimiento del derecho haciendo un simple curso», explica el decano de la entidad colegial, Manuel Mata.

Civil y matrimonial

Este procedimiento está indicado, por ejemplo, para casos relacionados con la jurisdicción civil o asuntos matrimoniales y de custodia de menores. La vía penal no entra dentro de este mecanismo debido a la gravedad de los hechos enjuiciados. «En los sistemas anglosajones esta figura funciona mejor», indica Mata, quien considera que también es necesario un cambio de mentalidad social. De todos modos, el decano indica que en asuntos mercantiles los arbitrajes sí que son más habituales.

Asimismo, Mata destaca que los propios letrados intentan negociar entre ellos los intereses de sus respectivos clientes con el objetivo de mediar para evitar los litigios, rebajando así la sobrecarga que hay en los juzgados. «La Administración es la primera que huye de la mediación», afirma, al tiempo en que insiste que el modelo debe replantearse para reducir el número de pleitos actual.

Compartir el artículo

stats