Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL AYUNTAMIENTO PRESENTARÁ UN CONTENCIOSO SI LA ADMINISTRACIÓN AUTONÓMICA NO RECULA

Ultimátum a Cultura: O autoriza reformar la Pérgola de Castelló o al juzgado

La junta de gobierno lleva este jueves la aprobación el documento que remitirá a la conselleria

Infografía de cómo quedaría la Pérgola si se reformara. GABRIEL UTIEL BLANCO

El Ayuntamiento de Castelló ya está listo para batallar por la remodelación de la Pérgola en el Ribalta y dará un ultimátum a la Conselleria de Cultura. O anula la resolución por la que no autoriza la reforma de este edificio municipal o ambas administraciones se verán las caras en los tribunales.

Según el escrito jurídico que espera aprobar hoy el Acord de Fadrell en la junta de gobierno aunque solo fuera con los votos a favor del PSOE, el consistorio tiene previsto presentar un requerimiento a la secretaría autonómica de Cultura y Deporte para que anule la resolución de la dirección general de Cultura y Patrimonio por la que, tras emitir un acuerdo en el que autorizaba las obras que cuentan con presupuesto de fondos europeos, prohibió realizar los trabajos de rehabilitación. 

En el caso de que la administración autonómica no admita esta petición, el Ayuntamiento capitalino quiere presentar un recurso contencioso-administrativo con el fin de defender la ejecución de esta rehabilitación, adjudicada ya a la empresa ganadora de la licitación. Una firma a la que, por cierto, se le tendrá que devolver el 3% del coste de los trabajos (alrededor de 125.000 euros) en concepto del beneficio industrial y, por este motivo, la alcaldesa tiene previsto reclamar también esta cantidad a la Conselleria de Cultura.

Así las cosas, el Acord de Fadrell someterá hoy a votación el texto redactado por los servicios jurídicos municipales y que se le remitirá a la Conselleria de Cultura. Un documento que, si bien contaría seguro con los votos a favor del grupo municipal del PSPV que tiene mayoría en la sesión municipal, podría no tener el OK de Compromís y Podemos, también miembros del Acord de Fadrell. El motivo no es otro que la Conselleria de Cultura, administración que frenó la remodelación hace unas semanas, está gobernada también por los nacionalistas y, por su parte, la formación morada siempre se ha mostrado de acuerdo con el criterio autonómico de velar por el Bien de Interés Cultural (BIC) que es el Ribalta. 

De esta forma, es de suponer que el escrito jurídico municipal no cuente con el beneplácito expreso del equipo que lidera Ignasi Garcia o del mismo Fernando Navarro aunque no se descartaría que pudiera dejarse sobre la mesa para llegar a un consenso. 

Compartir el artículo

stats