Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

Montesinos celebra sus primeros cinco años al frente del Castellón

El presidente, que llegó al club en junio del 2017, negocia la llegada de nuevos inversores

Ángel Dealbert, Vicente Montesinos, Jordi Bruixola y Pablo Hernández, en junio del 2017 cuando accedieron al club. Manolo Nebot

Vicente Montesinos celebra sus primeros cinco años como presidente del CD Castellón inmerso en la búsqueda de nuevos inversores con los que relanzar el club orellut. El empresario castellonense, cabeza visible de la sociedad Capital Albinegro desde junio de 2017, bien se podría decir que ha vivido de todo en su primer lustro al frente de la entidad de la capital de la Plana: dos ascensos, un descenso, una pandemia, un Centenario e innumerables reuniones y negociaciones pensando siempre en un futuro estable para el Castellón. Esas que precisamente en las últimas semanas le quitan el sueño y que podrían cerrarse en los próximos días con la llegada de algún grupo inversor que tenga músculo económico suficiente para darle al club el cash necesario para hacer frente a los pagos más inmediatos y también para armar un proyecto sólido y con vistas al futuro.

Montesinos llegó al Castellón el 13 de junio de 2017. Fue tras el nuevo palo que supuso quedarse a las puertas del ascenso a Segunda B contra el Peña Sport cuando el ahora presidente negoció el traspaso de poderes con el entonces máximo responsable de la entidad albinegra, David Cruz. Montesinos llegó de la mano de Pablo Hernández y Ángel Dealbert con un proyecto de cuño castellonero y con el único objetivo de sanear el Castellón y, a medio plazo, llevarlo hasta el fútbol profesional, que es donde se consideraba debía estar el equipo.

Su llegada supuso aire fresco para el entorno del Castellón y se generó una gran expectación al tratarse de gente de la ciudad que quería lo mejor para el equipo. Justo un año más tarde , y pese a las penurias deportivas y económicas que militar en Tercera División suponía, el conjunto de la capital de la Plana lograba el ansiado ascenso a Segunda División B y dejaba atrás una etapa negra de siete años en el pozo de la Tercera División.

En parte aquel éxito tan necesario para el club y la ciudad fue posible por la llegada de José Miguel Garrido al club ya que Capital Albinegre no era capaz en aquel momento de hacer frente a una serie de necesidades económicas muy concretas y se buscó una figura externa que apoyara el proyecto. La historia del empresario madrileño, afincando en Londres y con vínculos anteriores en el mundo del fútbol, no acabó del todo bien y las distintas formas de entender el club que tenían él y Montesinos llevaron a este último a recuperar la mayoría accionarial en junio del 2019, cobrando mucho más protagonismo en la toma de decisiones el actual máximo dirigente orellut. 

En la temporada 2019/20, marcada por la pandemia del covid-19, el Castellón se encontró con un inesperado y prematuro ascenso a Segunda que impulsó al club pero trastocó en cierto modo los planes económicos de Montesinos. Aquella campaña, sin público en las gradas, el equipo al que llegaron a dirigir Óscar Cano, Juan Carlos Garrido y Sergi Escobar descendió y el club pasó a incorporarse a la novedosa y deficitaria Primera RFEF, donde no ha sido capaz de disputar el play-off de ascenso y para la que ahora Montesinos vuelve a buscar nuevos compañeros de viaje. 

Compartir el artículo

stats