Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UN PASEO POR LOS NOMBRES DE NUESTRA PROVINCIA (VI)

Test sobre el Baix Maestrat: ¿Dé donde vienen los nombres de Peñíscola, Vinaròs o Benicarló?

El profesor Vilarroig focaliza su bisturí toponímico en esta sexta entrega en descifrar el origen de los topónimos de los 18 municipios que forman parte de esta comarca

Montaje con fotos de Peñíscola (arriba), Vinaròs (abajo) y Benicarló (derecha). Mediterráneo

Después de descifrar el origen de los topónimos del Alto Palancia, en esta sexta entrega del serial sobre los nombres de la provincia de Castellón es el turno de revisar las denominaciones de las poblaciones del Baix Maestrat, las tierras cercanas al mar que pertenecían al maestre de la orden del temple (porque de ahí viene el nombre de Maestrazgo).

Se trata de una comarca con muchas localidades (nada más y nada menos que 18 en total), pero bastantes de ellas tienen nombres perfectamente claros.

Castell de Cabres

Es el caso, por ejemplo, del topónimo de Castell de Cabres, que no precisa de comentarios, aunque merecería una indagación histórica de por qué se le llama así.

Sant Rafael

Igualmente claros están también las poblaciones con nombres de santos, que abundan sobremanera en esta comarca. Sant Rafael del Riu, que se independizó de Traiguera a inicios del siglo XX, y cuyo río es el cercano río Sénia, hace referencia al nombre de uno de los tres arcángeles que aparecen en la Biblia, junto con Miguel y Gabriel . 

Sant Jordi

Cerca de Traiguera había una masía perteneciente a la familia Estellers, que al independizarse también de este mencionado pueblo adoptó el nombre cristiano de Sant Jordi, el legendario caballero que en su lucha contra un dragón salvó a una doncella. 

Sant Mateu

Sant Mateu hace referencia al cobrador de impuestos romano que lo dejó todo para seguir a Jesús de Nazaret y se convirtió en uno de sus evangelistas. El nombre de esta población es previo a la conquista de Jaime I y, sin embargo, en nuestra desgraciada guerra civil se le quiso cambiar el nombre por el de «Mateo de las fuentes». 

Santa Magdalena

Y para que no falte representación femenina tenemos a Santa Magdalena de Polpís, cuya primera parte del nombre alude a la pecadora arrepentida que lloraba a los pies de Jesús. Mientras, la añadidura «de Polpís» seguramente se refiera a los chopos (poppulus) que abundarían en esa zona del Baix Maestrat.

La Salzadella

Los chopos de Santa Magdalena dan pie para hablar de otros municipios cercanos con nombres tomados del mundo vegetal. La Salzadella viene de «sauceda», bosque de sauces que en 1590 parece que aún se conservaba.

Canet lo Roig

Canet lo Roig también hace referencia al mundo vegetal: ya vimos en anteriores entregas que «Canet» viene de «cañar» (Sacañet, Canet d'en Berenguer...), mientras que «lo Roig» vendría del color rojizo de las tierras donde dichos cañaverales estarían asentados. 

Rossell

Rossell puede provenir de rosa o rosset («poco rojo»), con contraste con el rojo de Canet; o quizá sea un derivado de la rosa. 

Cervera del Maestre

Cervera del Maestre lo suelen emparentar con un lugar de ciervos (cervaria), pero ¿no sería más lógico relacionarlo con el árbol llamado «cervera»? En Baleares hay una población que así lo acredita. 

Traiguera

El nombre de Traiguera, por su parte, algunos lo hacen derivar de Triticaria, productora de trigo (triticum en latín) o más improbablemente de la Thiars Iulia descrita por Ptolomeo, situada en la Ilercavonia de los íberos.

Alcalà de Xivert

Y es que como en el resto de comarcas también aquí hay una buena proporción de nombres de origen árabe. Alcalà de Xivert significa «el castillo» (al-qualat), como vimos en el capítulo centrado en l’Alcalatén, que la etimología popular convierte en posesión de un tal Gisbert o Gilberto, pero su origen real es mucho más incierto. 

Benicarló

Benicarló parece que en su forma antigua era «Benigastló», que serían «los hijos de Gastlum», aunque también se explica como una arabización de un anterior castillo asentado sobre una peña (pinna + kastlón); y en tal caso no se trataría de un nombre arábigo. 

Vinaròs

Vinaròs sería Bin-al-aros o arus, que quiere decir literalmente «el hijo del novio». 

La Pobla de Benifassà

La Pobla de Benifassà, mientras tanto, haría referencia a un castillo de los «hijos de» (beni) «Hassán» (un nombre propio que a su vez significa galán o bueno).

Càlig

Nombres de origen latino serían, por ejemplo, el de Càlig, que derivaría del latín calice, «cauce de un río» (probablemente el Cervera).

Peñíscola

Lo mismo ocurre con Peñíscola, emparentada con la antigua Quersoneso, cuyo nombre deriva del más conocido «península», que significa una «casi isla» o «casi ínsula». Lo que pasa es que la primera parte del nombre fue asimilado por parecido fonético con «peña» y como resulta que el pueblo estaba situado en un peñón, pues mejor que mejor. 

La Jana

La Jana tiene una etimología ciertamente incierta: algunos lo asimilan a la diosa Diana, asociada a fuentes de agua; otros a janua («puerta»); y se suele identificar con la antigua Intibilis (cuyo nombre no hay por dónde emparentarlo con el de este pueblo). 

Xert

El nombre de origen más incierto de toda la comarca es Xert, y que precisamente por no saber de dónde viene ni parecerse a ninguna palabra conocida en latín o árabe deducimos que proviene del íbero, lenguaje del que desconocemos casi todo, aunque conservemos su alfabeto. 

Compartir el artículo

stats