Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pastor se enfrenta a una posible infracción administrativa por el «descontrol» en su finca

La Conselleria insiste en que el ganadero "ha sido siempre el responsable de los burros"

Agricultura señala al propietario de los animales y al director del Desert de les Palmes por ser los impulsores del fallido proyecto piloto, que dejó al menos 10 asnos muertos y otros 6 desaparecidos

El ganadero, junto a algunos de sus burros, en su finca del Grau de Castelló. Manolo Nebot

Después de que el propietario de los burros que participaron en el fallido proyecto del Desert de les Palmes reavivara la polémica al asegurar a Mediterráneo que hay al menos seis animales que no tiene ni idea de dónde están --volvieron 30 de los 46 ejemplares (más cuatro crías) que llevó al parque natural y al menos 10 murieron--, la Conselleria de Agricultura y Desarrollo Rural salió este jueves al paso de las acusaciones y asegura que el ganadero, como dueño de los animales, «ha sido siempre el responsable de los burros, desde el minuto 0 y estén donde estén, ya sea en su finca o pasturando en el Desert».

Así lo acredita, de hecho, la solicitud que presentó en el Registro el propio ganadero, con la que mostraba su interés de que fueran los burros de su explotación ganadera los que participaran en el proyecto piloto antiincendios y pudieran pastar en el parque natural.

Ese escrito fue el punto de partida de todos los hechos que después se irían desencadenando. En el documento, al que ha tenido acceso este periódico, se constataba que «la guarda del ganado se combinará con la guarda presencial del pastor Juan Francisco Librán».

El propio ganadero firmó el documento

La petición viene firmada debajo de todo por el propio interesado, por lo que desde el departamento autonómico que encabeza Mireia Mollà insisten en que «la rúbrica del propietario en el texto implica que él ya era consciente de que era y es el responsable de la tutela» de su manada de burros. 

Así están los burros supervivientes en el Desert de les Palmes cuatro meses después

Así están los burros supervivientes en el Desert de les Palmes cuatro meses después Manolo Nebot

Vuelven a señalar a las mismas personas

Al igual que ya hiciera la consellera en su comparecencia en Les Corts, en el pasado mes de diciembre, el Consell vuelve a apuntar hacia la misma dirección y señala, junto al ganadero, al director del Desert de les Palmes, Toni García, ya que ellos fueron «los promotores de todo» y era el propio director quien «estimulaba y animaba» al pastor a cambiar los animales de parcela, instalar cámaras nocturnas para vigilar a los asnos y detectar la presencia de jabalís que los amenazaban.

El principal reproche que les echa en cara es que no dieron parte de las muertes de los burros a la Conselleria hasta que ya fue tarde ni avisaron a los veterinarios de lo que estaba pasando. «La muerte de un burro puede deberse a una causa natural, pero tantos de repente... Hubieran tenido que poner la situación en conocimiento de instancias superiores y, sobre todo, llamar a los veterinarios», critican desde la Generalitat.

20

La nueva vida de los burros del Desert de les Palmes, en imágenes Manolo Nebot

¿Dónde están los burros que faltan?

Sobre dónde pueden estar los burros que no regresaron a la finca del propietario, en el Grau de Castelló, desde Agricultura y Transición Ecológica explican que no hay una contabilización oficial --el ganadero dice seis, pero la consellera admitió en diciembre que había siete en paradero desconocido-- y vuelven a señalar al propietario. «Es él el que debe tener más información, él pateó el terreno e iba a verlos cómo estaban al Desert», arguyen. Y ante las acusaciones de Librán de «querer esconder algo», niegan tajantemente que hubiera «una mano negra detrás».

Su finca es como "un arca de Noé"

Fuentes del área que lidera Mollà remarcan que el baile de números se deriva del «descontrol» que tiene el ganadero en su finca a la hora de cuidar a sus ejemplares, a la que llegan a comparar con «un arca de Noé» al ir «recogiendo cada vez más animales».

De hecho, a raíz de la inspección que realizaron en su explotación tras la polémica, una vez los animales ya estaban de vuelta, el pastor de los burros tiene un expediente abierto por una posible infracción administrativa, que puede ser «grave», avisan desde la Conselleria, ya que muchos de sus animales no aparecen ni constan en ningún registro. 

El expediente a los funcionarios va para largo

Fuentes de la Conselleria de Agricultura avisan de que los resultados del expediente disciplinario que abrió la Generalitat los dos funcionarios que hubieran tenido que supervisar e informar de cualquier problema (el director del Desert de les Palmes y la ya exjefa del servicio del área de Medio Natural, cuya dimisión trascendió el martes) «todavía tardarán», ya que avisan de que es «un proceso lento».

El objetivo de esta investigación es comprobar si estos dos técnicos actuaron conforme toca o si bien mostraron actitudes y comportamientos que no están dentro del ámbito de la Administración.


Compartir el artículo

stats