+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ACTIVIDAD CON FUERTE ARRAIGO EN LA PROVINCIA

Las empresas montadoras de estands de Castellón, en situación "dramática"

Reclaman ayudas a las administraciones tras la cancelación de las ferias presenciales, pues constatan caídas «gravísimas» en la facturación durante todo el último ejercicio

 

Imagen de archivo de la instalación de los estands feriales en la pasada edición de Cevisama, cita que no se celebrará en 2021 por la alerta sanitaria. - MEDITERRÁNEO

J. Cabrerizo
24/01/2021

La cancelación de Cevisama, confirmada este miércoles, tiene una importante afección para las azulejeras y esmalteras, que han perdido una de sus principales plataformas promocionales. Pero junto a estos potentes colectivos industriales, la suspensión del evento también supone un importante perjuicio para medio centenar de firmas de la provincia especializadas en el diseño, fabricación y montaje de estands feriales.

Con un tamaño pequeño y mediano, estas mercantiles de localidades como Onda, l’Alcora, la Vall d’Uixó, Vila-real o la Vilavella cumplirán en febrero un año sin encargos debido a la anulación sucesiva de todos los certámenes presenciales tanto en territorio español como en el extranjero.

Ante esta situación con «caídas gravísimas de facturación», uno de los empresarios perjudicados y consultado desde Mediterráneo denuncia las «dramáticas dificultades» que está atravesando este subsector. «Algunas firmas ya han cerrado, mientras que la mayoría estamos con el agua al cuello y las pérdidas continuas no invitan al optimismo», lamenta.

En cuanto a las medidas de las administraciones para aliviar esta compleja coyuntura, argumenta que «los ERTE no están ayudando como sería deseable, ya que cualquier empresa que tenga media plantilla o el 40% en esta modalidad debe seguir pagando toda la seguridad social sin la posibilidad de extinguir ningún contrato».

Otro aspecto sobre el que advierten desde esta actividad tan arraigada en Castellón, y muy vinculada al azulejo, es que «para optar a las ayudas oficiales desde el 1 de septiembre hay que acreditar que se había facturado más del 50% en montajes feriales y algunas empresas lo demostraron, pero la ayuda no ha llegado; y además, aquellas que han facturado un 40% del total por esta vía, ¿no merecen subvención?».

Con este panorama, las firmas del ramo anticipan que «frente a tanta dificultad se puede dar la circunstancia de que en 2022, cuando se retomen las ferias físicas, no haya empresas que diseñen y monten los estands».

Otra reclamación de las compañías llega porque «a principios de la pandemia la Generalitat valenciana destacó expresamente que nuestro colectivo iba a estar protegido; ahora las autoridades tienen ante sí una excelente oportunidad de ayudarnos para que podamos usar los ERTE en condiciones dignas y subsistir mientras no haya ferias». Finalmente, solicita «un encuentro con representantes de la Administración autonómica para aliviar la presión que está matando a nuestro sector».