+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

UN ESTUDIO ASÍ LO DETERMINA

Los test rápidos del Consell tienen menos sensibilidad de lo indicado

Las pruebas de antígenos tienen un 80 % de probabilidad de detectar un positivo frente al 93 % que señala la distribuidora

 

Los test rápidos del Consell tienen menos sensibilidad de lo indicado. - RAFA ARJONA

VORO CONTRERAS / VALÈNCIA
21/11/2020

Un estudio realizado por el catedrático y director de Microbiología del Hospital Clínico de València, David Navarro, ha demostrado que los test de antígenos distribuidos por la firma Abbot de los que la Conselleria de Sanidad ha adquirido más de 500.000 unidades para distribuir en los centros de salud y urgencias de hospitales tienen menos sensibilidad de lo que asegura la empresa y avala el Instituto de Salud Carlos III.

Según indica Abbot y ha confirmado el organismo del Ministerio de Sanidad, la prueba tiene una probabilidad de detectar correctamente a un enfermo (sensibilidad) del 93 % en personas con síntomas de menos de cinco días de evolución, y una probabilidad de detectar bien a una sana (especificidad) del 99,58 %, porcentajes que la asemejan a las PCR.

Por contra, la evaluación del kit distribuido por la Generalitat que ha realizado el Instituto de Investigación Sanitaria (Incliva) del Clínico indica que la sensibilidad de este test de antígenos depende de la carga de virus que tenga el enfermo, pero que «en general, ronda el 80 %».

La investigación del Incliva se ha realizado sobre 412 pacientes en ambulatorios del departamento de València en los que Sanidad empezó a distribuir las pruebas de antígenos de Abbot hace unas semanas. «Las muestras y los test vienen directamente de los centros de salud por lo que la investigación nos habla de cómo funcionan las pruebas en la vida real».

El microbiólogo explica que los sujetos empleados en la investigación son personas con síntomas de menos de siete días de evolución de la enfermedad, que es para los que están diseñados estos test de antígenos, a los que se les han tomado muestras nasofaríngeas. En estos casos, se ha demostrado que la sensibilidad de los test «en carácter general está alrededor del 80 %».

Análisis de 600 asintomáticos

Pero, además, el equipo de Navarro ha extendido el estudio a personas sin síntomas pero que han estado en contacto directo con personas que sí han dado positivo. En este caso, se han analizado a unos 600 asintomáticos y, según el responsable del estudio, se ha demostrado que la sensibilidad del test de antígenos de Abbot está por debajo del 80 %». «Es decir -resume Navarro -, el grado de sensibilidad de estas pruebas depende de si la persona tiene síntomas o no». «Las personas que son PCR positivo y antígeno positivo son con alta probabilidad más contagiosas que las que testan positivo por PCR y negativo por antígenos», subraya el microbiólogo.

«Esto significa – indica– que aunque un antígeno dé negativo eso no quiere decir que la persona a la que se le ha hecho el test no pueda contagiar en un ambiente concreto. Su capacidad de contagio es menor, pero aunque el test haya dado negativo esta persona debe ir siempre protegida para evitar la posibilidad mínima».

Sin estudios de las vacunas

La química y parte del consejo de expertos que asesora a la Generalitat Valenciana, Pilar Mateo, advirtió ayer en À Punt que los virólogos «no han podido comprobar los resultados de las vacunas» ya que no hay estudios publicados al respecto. 

Mateo quiso rebajar la euforia y señaló que si alguna de las vacunas «está a punto de entrar aquí es que las evaluaciones están bien, pero no se puede dar un resultado de algo que no se conoce, quien lo dé está haciendo fantasía». Además, criticó que los gobiernos están «comprando a riesgo» las vacunas a las multinacionales antes de saber si funcionan.

Antígenos en vez de anticuerpos

El producto del laboratorio Abbott (adquirido a razón de 4,5 euros la unidad), se llama Panbio y localiza antígenos del virus (la proteína que conforma la cápside del SARS-CoV-2) y no anticuerpos que genera el paciente cuando se infecta. La muestra se toma como para una PCR y se pone en una tira reactiva, como si se tratara de un test de embarazo, y tras 15-20 minutos está el resultado.