+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

PRIMERA DIVISIÓN

Messi traslada su fiesta al Camp Nou contra un Mallorca contestón

‘Hat-trick’ del argentino, después de compartir su sexto Balón de Oro con la afición del Barça

 

AGENCIAS
08/12/2019

El Barcelona-Mallorca empezó con Leo Messi ofreciendo su sexto Balón de Oro al Camp Nou... y acabó con Leo Messi llevándose el balón del partido, al conseguir su enésimo hat-trick. El argentino, que el lunes había recibido en París el trofeo que le acredita como el mejor jugador del 2019, trasladó la fiesta a l’Estadi en un encuentro con siete goles... que se quedaron cortos. A pesar del aluvión culé, los bermellones tuvieron un más que digno comportamiento, poniendo en algún brete a los locales con el 2-1 y llegando a soñar despiertos, incluso, con discutir el triunfo cuando, con el 4-2, a algo menos de media hora para el pitido final, hicieron trabajar de lo lindo a Ter Stegen.

Messi permitió que Griezmann y Luis Suárez le acompañasen en su fiesta. El francés abrió el marcador con un mano a mano, después de la asistencia del portero alemán, en tanto que el uruguayo firmó el mejor tanto de la noche, no solo por la brillante acción colectiva, sino por su conclusión, un descomunal taconazo, que aspira a ser uno de los mejores tantos de la temporada.

El Barcelona estuvo desatado, pero, como es la tónica de esta temporada, volvió a conceder mucho atrás. Incluso Ter Stegegen, pese a su destacado rol en el 1-0 y una parada increíble con 4-2, estuvo mal, precisamente, en ese gol. El Mallorca avisó tres veces en los primeros siete minutos y llegó con cierta asiduidad a los dominios del germano.

EL CLÁSICO SE APROXIMA // El Barcelona sostiene el pulso con el Real Madrid, en una jornada en la que ambos tenían más que perder que ganar. Con una semana en la que afrontan partidos sin trascendencia en la Champions, se centran en la próxima jornada, la anterior al clásico, con duras visitas: los blancos a Mestalla y los azulgrana, a Anoeta.