+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Deportes

 

INDIGNACIÓN EN INGLATERRA

La UEFA llama a "declarar la guerra a los racistas" en los estadios

La polémica en el partido entre Bulgaria e Inglaterra se cobra la primera víctima política

 

Raheem Sterling (derecha) del Inglaterra celebra un gol con su compañero Marcus Rashford (izquierda). - EFE

ENRIC GIL
15/10/2019

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, ha llamado a la "familia del fútbol y los gobiernos" a "declarar la guerra a los racistas" de los estadios de fútbol, después de los insultos, saludos nazis y cánticos de monos que obligaron a parar dos veces el partido del lunes de clasificación para la Eurocopa 2020 entre Bulgaria e Inglaterra. La federación inglesa ha pedido al organismo europeo que investigue los hechos y actúe en consecuencia y la asociación británica contra el racismo Kick it Out quiere que se expulse la selección búlgara.

De momento, la polémica ya se ha cobrado la primera víctima política con la dimisión este martes del presidente de la Unión de Fútbol de Bulgaria (BFU), Borislav Mihaylov, a instancias del primer ministro. En una declaración después del partido, la federación de fútbol del país habló de "tensiones" pero no mencionó los episodios racistas e incluso el entrenador nacional negó haber escuchado ningún cántico de este tipo durante el encuentro.

A PUNTO DE ABANDONAR

Unas agresiones verbales que no son nada nuevas en Sofía. El partido del Vasil Levski ya estaba sujeto a un cierre parcial después de otra sanción por racismo en las eliminatorias de Eurocopa contra Kosovo y la República Checa. La selección de Gareth Southgate había advertido antes de empezar que en caso de repetirse su respuesta sería ejemplar.

Durante la primera parte del Bulgaria-Inglaterra el árbitro detuvo el partido dos veces a instancias del banquillo inglés que, según Southgate, estuvo a punto de abandonar: "El colegiado ha parado el partido cuando lo hemos pedido. La primera vez han hecho advertencias por megafonía. En la segunda lo hemos discutido y hemos decidido llegar a la media parte. Después hemos sido claros: otro episodio más y hubiésemos marchado".

ULTRAS DESALOJADOS

El panorama mejoró gracias a que algunos ultras dejaron las gradas y el capitán Ivelin Popov se discutió con aficionados locales en el descanso. En línea con el protocolo de la UEFA, Inglaterra tenía la opción de abandonar pero continuaron jugando y Southgate lo justificó "para que ganase el fútbol".

"El racismo no debe tener lugar ni en la sociedad ni en el fútbol: tiene que desaparecer por el bien de todos", dice Kane

Después del partido, jugadores británicos como el extremo del Manchester City Raheem Sterling, una de las caras visibles contra el racismo en Inglaterra, lamentó los sucesos y en Twitter fue tajante: "Siento pena por Bulgaria por estar representados por estos idiotas en su estadio". Unas palabras que suscribió el capitán, Harry Kane, que se jactó de la victoria "en unas circunstancias desgraciadas" y pidió que "el racismo no tenga lugar en la sociedad ni en el futbol: tiene que desaparecer por el bien de todos".

Desde la UEFA, Ceferin ha recordado que sus sanciones por comportamiento racista "se encuentran entre las más duras dentro del mundo del deporte".  El castigo mínimo a una selección, por ejemplo, es el cierre parcial de su estadio y, en el caso individual de los jugadores, la penalización llega a 10 partidos. No obstante, ha advertido que "las federaciones no pueden resolver solas este problema" y que "los gobiernos tienen que hacer más".