Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

problema de salud pública

Vecinos de Castellón: «Los mosquitos nos acribillan, nunca habíamos visto tantos»

Las fumigaciones aéreas no atajan las picaduras y las molestias vecinales que generan los dípteros

Imagen de tratamientos contra los mosquitos ayer y de las picaduras recibidas por un vecino de Moncofa.

Parecen inmortales. En pleno otoño y cuando el verano ya queda en un recuerdo, los problemas por la proliferación de mosquitos no hacen más que aumentar en el arranque de octubre. Las fumigaciones aéreas llevadas a cabo semanas atrás por la Diputación de Castellón en todas las áreas de marjal del litoral no han podido acabar con el problema de raíz y las molestias por las picaduras persisten con fuerza en los municipios de la provincia, especialmente, los de la zona sur. 

Y es que los últimos episodios de lluvias persistentes han provocado encharcamientos donde estos dípteros se reproducen con gran rapidez. La única esperanza para atajar la problemática pasa por intensificar los tratamientos y confiar en una bajada de las temperaturas, aunque, de momento, no se prevé que el termómetro se desplome de forma brusca.

Testimonios

«Los mosquitos nos acribillan hay más que en la vida, una barbaridad. Estamos hasta arriba. Si han pasado las avionetas aquí no lo hemos notado», explica el presidente de la Asociación de Vecinos de la Serratella en Burriana, Joaquín Sanahuja, quien insiste en el problema que esto genera en los residentes de esta zona, donde calcula que todo el año viven entre 2.000 y 3.000 personas.

«Desde el Ayuntamiento ya no nos dicen nada, no podemos estar siempre protestando porque el problema debe resolverse», indicó el portavoz vecinal.

Esta situación también se vive en Nules, donde hay tardes que resulta imposible salir a la terraza en la zona de la playa. De igual modo, en Moncofa, los mosquitos no dan tregua. «Todas las noches cuando salgo a pasear, parece que me estén esperando y me pican en piernas y brazos y eso que salgo de casa preparada», explica Mari Carmen Navarro. Por otra parte, la empresa concesionaria está llevando a cabo tratamientos diarios en los puntos más conflictivos, como en el campo de fútbol.

La empresa Lokímica actuó en el campo de fútbol de Moncofa, donde abundan los mosquitos. M. Sánchez

Cloro en las balsas

El alcalde de Moncofa, Wences Alós, hace un llamamiento a los agricultores para que colaboren echando cloro a las balsas de agua y los respiraderos. El Ayuntamiento suministra de manera gratuita este granulado en las Cooperativas de Riego, Rural Moncofa y Soex-2.

Cerca de allí, en la Vall d’Uixó, también se está notando la presencia de mosquitos. Por ejemplo, en un concierto que estaba programado en el patio exterior del Palau de Vivel los mosquitos fueron los protagonistas secundarios. La eclosión de larvas se sigue dejando notar en la Marjaleria de Castelló. «Hay ahora más mosquitos que a principios de verano», indica el presidente vecinal de Plana En Trilles, Jorge Bellés, quien lamenta la falta de claridad del Ayuntamiento a la hora de plantear las fumigaciones aéreas. «Los políticos nos dicen que no es posible que pasen avionetas, pero después piden permiso, resulta que falta un plan de vuelo. Así que no entendemos este engaño», afirma.

Actualmente, el Ayuntamiento de Castelló está a la espera de la autorización, por parte de la Conselleria de Sanitat, de los vuelos antimosquitos. Informan M. Á. Sánchez y Mónica Mira.

Picadura de mosquito Mediterráneo

¿Por qué hay más que en verano?

Con temperaturas elevadas el mosquito denominado común es el que más prolifera, ya que el tigre es más propio del mes de septiembre cuando el ambiente es menos seco, según explica Ricardo Acosta de la empresa Lokímica, que se encarga de la lucha contra los mosquitos en numerosos municipios de la provincia. «A estas especies se suma la del mosquito de marjal que aparece cuando llueve en ambientes más húmedos, como ha sucedido ahora», detalla.

Compartir el artículo

stats