Como ya había adelantado la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), las temperaturas han bajado en picado esta semana en Castellón, después de una Navidad con tiempo primaveral, inédito desde hacía 60 años. Así, la mínima ha llegado a los -6,9 grados en el interior de la provincia, con muchos municipios moviéndose en estos registros de frío extremo.

Vilafranca, concretamente en el entorno de la Pobla del Bellestar, ha sido la localidad que ha marcado el récord, según las mediciones de la Associació Valenciana de Meteorologia (Avamet). Por debajo de los seis grados negativos han estado otros tres municipios: Xodos (-6,6), Vistabella (-6,4) y Morella (-6,3).

Temperaturas mínimas registradas en Castellón en las últimas horas, según los registros de Avamet.

Temperaturas mínimas registradas en Castellón en las últimas horas, según los registros de Avamet. Mediterráneo

Otros pueblos en los que el frío ha sido intenso son El Toro (-5,7), Sorita (-5,6) y Forcall (-5,6).

Las bajas temperaturas no han venido acompañadas por precipitaciones, por lo que no ha caído nieve. Y no parece que vaya a hacerlo en los próximos días, pese a que el frío se intensificará --según la previsión de Aemet, llegará a su pico el sábado--.

Hace justo una semana, las montañas más elevados de la comarca de Els Ports amanecieron teñidas de blanco, aunque se trató de nevadas débiles.

Viento

Por contra, el viento no ha sido protagonista en la jornada de hoy, a diferencia de hace solo un par de días, cuando las rachas alcanzaron los 145 kilómetros por hora en la Serra d'en Galceran.

En las últimas horas los registros más elevados se han registrado en Rossell, donde han alcanzado los 53 kilómetros por hora.