La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ha reaccionado ante las demandas planteadas por las sociedades de cazadores del norte de la provincia de Castellón en las que reclaman más medidas para combatir la expansión de la sarna en la cabaña de cabra hispánica. 

Las sociedades de cazadores, como informó Mediterráneo, exigen más «recursos materiales y humanos» para poder hacer frente al avance de la enfermedad que ya se ha cobrado el 50% de la población de cabra salvaje en la comarca de Els Ports. En este sentido, desde el departamento que dirige Mireia Mollà apuntan a su compromiso para tratar de acabar con la enfermedad y anuncian que destinarán 130.000 euros para combatirla lo antes posible. 

Asimismo, desde el departamento autonómico informan que «contratarán una brigada y tres vehículos para la asistencia en el reparto de pienso, vigilancia y detección de animales, recogida de muestras, retirada de cadáveres, censos y, si es necesario, con permiso de los titulares, abatir a los animales infectados». «Vamos a analizar el problema a fondo para encontrar las mejores soluciones», afirman. Además, desde el Consell se muestran abiertos a escuchar a las sociedades de cazadores. «Entablaremos conversaciones con los colectivos afectados para que nos puedan hacer llegar sus propuestas», anuncian. 

El papel de los cotos

No obstante, además de estas medidas, desde la Generalitat apuntan: «No existe la suficiente implicación por parte de los titulares de los cotos, que tienen entre sus obligaciones avisar de la aparición de los brotes, repartir el pienso medicalizado que da la administración, abatir los ejemplares sospechosos de tener la enfermedad y tomar muestras».

Ante esta situación, 10 sociedades de cazadores del norte de Castellón, que representan a 2.000 aficionados, han remitido una carta a Mollà en la que exponen sus demandas y argumentos. En el texto destacan dos peticiones que, a su entender, son fundamentales para lograr acabar con la enfermedad que mata la fauna salvaje. En primer lugar, solicitan un mayor apoyo tanto en recursos humanos como en medios materiales, una solicitud que ahora ha logrado una respuesta positiva. La segunda petición afecta a los procesos de privatización de cotos que explotan empresas privadas. Exigen una paralización de los procesos y una moratoria en los espacios que tienen asignados. «Nosotros cuidamos el territorio, las empresas privadas solo lo explotarán mientras queden ejemplares que sean atractivos para los clientes y generen beneficios, después lo abandonaran», apuntan. 

El avance de la sarna pone en peligro el futuro de la cabra en Castellón. JAVIER ORTÍ

La preocupación por el avance de la sarna en la cabra hispánica se ha acrecentado desde el 2018, cuando detectaron los primeros casos. Desde entonces ha ido esquilmando a ejemplares hasta ahora sanos y pone en peligro el futuro del animal en Castellón.