BALONCESTO

El TAU Castelló sueña durante 15 minutos con ganar al Estudiantes (66-78)

El conjunto 'azulejero' discute la victoria a su todopoderoso rival hasta el último minuto

Óscar Alvarado anotó 13 puntos en el TAU Castelló-Movistar Estudiantes (LEB Oro).

Óscar Alvarado anotó 13 puntos en el TAU Castelló-Movistar Estudiantes (LEB Oro). MEDITERRÁNEO

El TAU Castelló soñó durante un cuarto de hora con derrotar al Movistar Estudiantes, al que fue ganando a partir de la mitad del primer periodo y hasta cerca del descanso en la séptima jornada en LEB Oro, disputada en el Ciutat de Castelló ante unas 2.500 personas. A la postre, se impuso la lógica, aunque los castellonenses encajaron una derrota abultada (66-78) por los merecimientos de unos y otros, peleando hasta el último suspiro (66-70, a medio minuto del final).

La crónica

El TAU Castelló no pudo completar la gesta ante el histórico Movistar Estudiantes, en un partido en el que los locales le compitieron de tú a tú al coco de la LEB Oro. El Ciutat de Castelló vivió y respiró el ambiente de los partidos grandes, pero las ganas y el carácter no fueron suficiente para sumar una victoria que el TAU luchó hasta el último minuto. Innegable esfuerzo de los azulejeros, pero que no se pudo acompañar del acierto exterior ni del buen juego durante los 40 minutos.

El salto inicial significó también el inicio de una guerra táctica entre Toni Ten y Jota Cuspinera. El Estudiantes atacó primero buscando dañar al TAU en el poste, donde a priori más débil es el equipo por sus múltiples bajas. Funcionó el plan del Estu cuando el balón estaba en manos del veterano Nacho Martín, pero no pilló por sorpresa al equipo local. Óscar Alvarado se vestía de director de orquesta y, abriendo huecos en la defensa madrileña, permitió al TAU a arrancar el cuarto marcando el ritmo de juego. Las asistencias del base ayudaron a activar a un Davis Rozitis que se convirtió en amo y señor de la zona: líder en el aspecto anotador, reboteador y defensivo en la zona. El TAU cerró el primer periodo solo un punto por delante (17-16), pero la seriedad e intensidad del equipo animaban a soñar con un partido dominado por los castellonenses.

 

Del dominio local al poder visitante

Continuaría el dominio de Rozitis en el inicio del segundo cuarto. Cuspinera buscaba la forma de frenar al interior letón, pero el esfuerzo de los visitantes seguía sin tener resultado: 13 puntos y 8 rebotes para él, a falta de cinco minutos para el descanso. Fue en ese punto, en el ecuador del segundo periodo, cuando el TAU Castelló comenzó a tener problemas para generar juego. Joan Faner lo intentaba con su característica velocidad e intensidad, sentando a Nacho Arroyo y sumando un 2+1 en una jugada que levantó al Ciutat. Pero el Estudiantes mejoró considerablemente en defensa y secó casi por completo a los azulejeros para el resto de la primera parte. Aprovechó ese tramo Martín, que asumió la anotación madrileña para remontar el encuentro y cerrar el cuarto con un resultado de 31-34.

La vuelta al ruedo seguiría el guion de los últimos minutos disputados: los blanquiverdes no encontraban la forma de romper la defensa estudiantil. Sí hallaban huecos los visitantes que, aunque sin acierto desde el exterior, anotaban en la zona interior gracias a la dirección de Lucas Faggiano. Tampoco podía convertir desde más allá de la línea el TAU, que echaba en falta el acierto a sus dos referentes anotadores: Calvin Hermanson y Eric Stutz. Este último recibió un golpe en la cara que, junto a una polémica falta técnica a Alvarado, encendió al Ciutat y el carácter del base canario, que volvió a ser la brújula del equipo para recortar distancias y cerrar el cuarto seis puntos por debajo (47-53).

 

El desenlace: morir en la orilla

Los de Toni Ten salían a pista convencidos de que la victoria era posible: seis puntos en 10 minutos parecían pocos para un equipo acostumbrado a remar contra el resultado. Aupados por el público y a base de carácter, el TAU recuperó el ritmo anotador y al americano Stutz como referente ofensivo. Pero la calidad del Estudiantes se hacía notar en el juego y la ventaja de los madrileños no menguaba: 11 puntos por encima, a falta de dos minutos. Bajaban los brazos muchos aficionados, pero el TAU sacó corazón y consiguió ponerse solo cuatro puntos por debajo a falta de medio minuto. Sin embargo, el tiempo restante no permitía salvar la victoria; y el partido, que se había ido calentando con el paso de los minutos, terminó de embarrarse en un final marcado por la polémica arbitral: doble técnica excesivamente rigurosa para Alvarado y Toni Ten, con el partido ya decidido (66-78). 

Compartir el artículo

stats