Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ORGANISMO VINCULANTE DE LA COMUNITAT DE REGANTS

Vila-real resucita su particular Tribunal de las Aguas, tras 38 años sin reunirse

Las sentencias que dicta el Jurat de Regs son firmes y solo son recurribles en un proceso contencioso-administrativo

Imagen de los 10 integrantes de la Junta de Regs, que ha recuperado su actividad 38 años después de su última reunión. MEDITERRÁNEO

La ciudad de Vila-real, y más concretamente la Comunitat de Regants, acaba de recuperar la actividad de su particular Tribunal de les Aigües. Y es que, tras 38 años sin reunirse y pese a haberse constituido formalmente en los años 1985 y 2017, la aquí llamada Junta de Regs -integrada por 10 personas, más otros 10 que son suplentes- volvió a convocarse para tratar diferentes asuntos y conflictos que afectan a los comuneros, entre ellos la falta de limpieza de algunas fincas que afecta a los braçals (filas) y la falta de cumplimiento de algunas obras de cerramiento que no respetan los márgenes establecidos por la normativa comunitaria.

El Jurat de Regs de Vila-real ha recuperado su actividad y se ha reunido en el salón de actos de la Comunitat de Regants. MEDITERRÁNEO

Los miembros de este organismo se eligen cada cuatro años, como la misma junta directiva. Al respecto, el presidente de la Comunitat de Regants, Pasqual Broch, explica que “el Jurat de Regs es una figura histórica que ha tenido mucha relevancia dentro de la estructura del sindicato, pero que con la entrada del riego por goteo perdió peso, puesto que no había polémicas entre los comuneros por un mal uso del agua que le correspondía a cada uno. Ahora, nos encontramos con situaciones diferentes como la carencia de limpieza de algunas parcelas que afectan a las filas y perjudican el buen funcionamiento del sistema de regadío o el que no se haya respetado los lindes establecidos a la hora de construir algunas vallas que dificultan el trabajo de la comunidad”.

Así, en esta primera reunión tras casi cuatro décadas de parón, se decidió realizar un bando para informar a los comuneros que se va a vigilar estas situaciones irregulares por parte de los propios celadores de la Comunitat, a la vez que se dará un plazo de reparación o resolución de estas problemáticas. En el caso de no cumplirse, se pasará a actuar de oficio, cargar los gastos al propietario que no cumpla y sancionar posteriormente.

Tan antiguo como la misma Comunitat de Regants

Desde la Comunitat de Regants indican que el Jurat de Regs, que es tan antiguo como la propia comunidad y que es asimilable al Tribunal de les Aigües de València o al Consejo de Hombres Buenos de Murcia --declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco--, al igual que lo hace la junta de gobierno y la asamblea general, tiene que tener un funcionamiento permanente y visible, "una posición que transcienda a los comuneros y al resto de la sociedad", señalan. Hay que recordar que este organismo es ejecutivo, con deliberaciones públicas y que la sentencia dictada es firme y se tendría que recurrir ante un tribunal contencioso-administrativo. Durante los últimos años que no se ha tenido que convocar, siempre ha estado preparado por sí hubiera hecho falta mediar entre regantes o entre propietarios, puesto que es un organismo que se puede convocar solo con un día de antelación.

Compartir el artículo

stats