Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL OBISPADO ASUME UNA PARTE DEL EDIFICIO QUE SE DESTINARÁ A DEPENDENCIAS PARROQUIALES

Cáritas prevé finalizar el albergue de personas sin hogar de Vila-real a final de año

La organización destina 1,2 millones a levantar este centro de acogida y el Ayuntamiento colabora en financiar la obra aportando un total de 200.000 euros

La construcción del albergue de Cáritas Diocesana en Vila-real avanza según lo previsto entre las calles Lluc y Sant Mateu.

El albergue para personas sin hogar que se construye en la actualidad en la confluencia de las calles Sant LLuc i Sant Mateu de Vila-real, sobre el solar que antaño ocupaba la parroquia de los Santos Evangelistas, está cumpliendo los plazos de ejecución y desde Cáritas Diocesana se confía en que el inmueble esté finalizado a finales de este ejercicio del 2022.

Así lo ha confirmado a Mediterráneo el director de esta organización social, Juan Manuel Aragonés, quien asegura que «los trabajos se desarrollan a un ritmo adecuado», lo que permitirá que este inmueble, que en sus tres plantas superiores se destinará a centro de acogida con una capacidad de hasta 36 personas, pueda terminarse en el plazo que se marcó en un principio, aunque posteriormente habrá que dotarlo de mobiliario, con el fin de poder abrir sus puertas a principios del 2023.

En total, Cáritas Diocesana invertirá 1,2 millones de euros en la construcción de la parte del edificio en la que llevará acabo también las acciones que se desarrollaban en su anterior ubicación, en el espacio conocido como El Pati, que hubo que abandonar al detectarse problemas de aluminosis, que obligaron a derribarlo.

Financiación

La inversión en este inmueble que incluye el albergue cuenta con la financiación parcial del Ayuntamiento de Vila-real, que destina 200.000 euros a colaborar en este proyecto de Cáritas Diocesana. El resto se nutre de donaciones y fondos propios que la entidad logra con la venta de propiedades que recibe de herencias. «Este es un servicio que le hace falta a Vila-real y a la diócesis de Segorbe-Castellon en general, porque estamos hablando de personas que se esfuerzan por salir de la calle, de manera que aquí se les ofrecerá un centro tutelado para que una primera etapa de inserción a una vida ordinaria».

La construcción de una parte del inmueble la asume el Obispado, que aportará en torno a 800.000 euros para Obispado de Segorbe-Castellón, con el fin de financiar la habilitación de una capilla con capacidad para un centenar de fieles, y las nuevas dependencias de la parroquia de los Santos Evangelistas, que también utilizarán entidades vinculadas a la misma para ensayar o guardar imágenes, como la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno. 

Compartir el artículo

stats