50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

Las 769 estrellas anónimas del Villarreal-Bayern de Champions en el estadio de la Cerámica

Hasta 769 profesionales de diferentes especialidades hacen posible que los 23.000 aficionados que llenan el campo disfruten del espectáculo

Imagen del estadio de la Cerámica en un partido de Champions League. INFOGRAFÍA: Juan Carlos Gozalbo. Fotografía: Manolo Nebot

El miércoles 6 de abril de 2022 Vila-real y el estadio de la Cerámica estarán en las televisiones de todo el mundo. La Champions League es, probablemente, el espectáculo que más espectadores aglutina detrás de la multimedia audiovisual de teles, tabletas, ordenadores y hasta smartpohones. El Villarreal-Bayern de Múnich dará comienzo a las 21.00 horas, pero un partido de fútbol es mucho más que los 90 minutos reglamentarios en los que el balón está en movimiento. Miles de aficionados, que llenarán las gradas del coliseo groguet, disfrutarán de su cerveza previa al partido en los aledaños, previamente habrán preparado con mimo su camiseta amarilla, bufanda o cualquier prenda que identifique su pasión por el equipo de sus amores. Incluso, varios millares de hinchas alemanes viajarán hasta la provincia para disfrutar de la millor terreta del món y de paso apoyar a su Bayern.

Pero antes de que el himno de la Champions, siempre solemne y antesala del inicio del encuentro, cientos de personas, profesionales de diferentes especialidades, habrán estado trabajando para que el aficionado pueda sentarse en su asiento, disfrutar con el fútbol y hacerlo con todas las garantías de seguridad. Ellos son los que detrás del escenario hacen posible la función. Si en una obra de teatro, en las tramoyas de la puesta en escena, sin llevarse aplausos pero dando viabilidad al correcto desarrollo de la actuación de los actores, existe la labor gris de operarios, esceneógrafos, modistas, maquilladores, iluminadores... gente cuya labor es imprescindible para que el talento de los actores adorne la función.

Detrás de la organización de un partido de fútbol también existen ángeles de la guarda invisibles para el espectador que trabajan para que Gerard Moreno, Pau, Trigueros, Albiol, Yeremy… puedan ofrecer su talento en el terreno de juego.  

Muchas horas de trabajo, reuniones, organización y experiencia de la estructura del Villarreal. Desde el mimo al césped de Vicente Alpuente, el hombre que se encarga de que la hierba esté perfecta para los futbolistas, a la seriedad de Manuel Casarrubio, el responsable de la logística y seguridad del estadio, pasando por profesionales como Cristina Daudén, Pilar Álvaro o Paloma Masó, que cuidan hasta el más mínimo detalle para que el protocolo, el palco y las relaciones públicas del club ofrezcan la buena imagen que el Villarreal se trabaja con esmero. 90 minutos de fútbol son mucho más que 22 jugadores, una pelota, un árbitro y dos porterías. Alrededor del espectáculo de un encuentro del Villarreal CF existe un montaje complejo y una estructura que vincula a más de 769 personas, pendientes de cualquier detalle que ni los propios espectadores podrían apreciar porque todo se da por supuesto a pesar del gran esfuerzo organizativo que requiere.

 Detrás de cualquier aspecto que garantiza la comodidad, y hasta la seguridad, de los asistentes a un encuentro del Submarino hay alguien con cara y ojos que vela porque todo funcione adecuadamente en la llegada al campo, en los prolegómenos, en el transcurso y a la finalización del partido.

El coste de la apertura del estadio en cada partido

Abrir las puertas de la Cerámica en cada partido oficial le cuesta al Villarreal alrededor de 60.000 euros en partidos normales de Liga, pero el montante puede alcanzar o, incluso, superar los 100.000 euros en un partido de la trascendencia como el de los cuartos de final de la Champions.

Siete jardineros

Para que el césped esté en las mejores condiciones, no en vano el terreno de juego del Villarreal es de los mejores de LaLiga y de las competiciones europeas, un equipo de siete jardineros trabajan no solo durante la semana, sino antes, durante y después del partido para que luzca siempre en perfectas condiciones, muchas veces con el propio presidente inspeccionando los trabajos. El césped es una de las  obsesiones de Fernando Roig y es habitual verle antes y después de cada partido pisando la hierba y hablando con el responsable de su cuidado.

Personal de palcos

En el descanso de los partidos, el aficionado puede tomarse su refresco, un bocadillo o un café. Precisamente, podrán, por primera vez, después de dos años de pandemia, tomar fuerzas con su bocata y hacer boca con una buena cerveza, en el estadio. En las barras de los bares, más de 50 empleados se esfuerzan desde llenar las neveras, hasta prepararlo todo para que esté listo durante el cuarto de hora del descanso reglamentario, y el aficionado pueda tomarse su refrigerio correspondiente ya sea en los bares o en los palcos del estadio.

El servicio de protocolo del club es otro de los apartados que cuenta con una buena dotación de personal. Alrededor de 32 personas se encargarán de acomodar al público en las zonas vip de la Cerámica, lo que se conocen como azafatos o azafatas, que atenderán a las personalidades en el palco, bajo la dirección de la jefa de protocolo.

Seguridad

El estadio de la Cerámica puede presumir de ser uno de los campos más seguros para el espectador de España. Y Manu Casarrubio, con la colaboración de la policía municipal y nacional fuera del estadio, velarán porque continúe siéndolo a pesar de la presencia de entre cuatro y cinco mil aficionados alemanes en Vila-real. Una gran parte de culpa la tiene la inversión que efectúa el club para disponer de 130 miembros de seguridad privada. La contribución y buen hacer de todos han logrado la excelente fama que tiene el estadio de la Cerámica, no solo en España sino también en Europa.

Televisión y medios de comunicación

Al margen de los que asisten al campo en cada partido, el importante peso que tiene la televisión supone la presencia de entre 100 profesionales encargados de que las imágenes y todo lo relacionado con la transmisión del encuentro llegue correctamente a las plataformas a las que la UEFA tiene vendidos sus derechos. Y continuando con lo que es la comunicación, alrededor de 150 periodistas y 40 fotógrafos ofrecerán la cobertura mediática del partido. El excelente trabajo de atención a los medios de profesionales de la comunicación del club como Hernán Sanz, Fran Segovia, Javi Ayuso, David Calderón, Carlos Bauset... es clave para la difusión mediática del partido y del prestigio del Villarreal CF.

Espectáculo paralelo

El estadio de la Cerámica se ha convertido en mucho más que fútbol. Alrededor de un partido del Villarreal se teje un buen espectáculo paralelo, además de ocio para los asistentes, que comienza en las cercanías del campo, se extiende al merchandising en la tienda oficial y también en las áreas lúdicas para los niños que acuden con sus padres al estadio, sin contar el show de luces y sonidos en los encuentros nocturnos, uno de los más atractivos de LaLiga, que adereza la bella estética exterior de la fachada de la Cerámica. Personal sanitario, bomberos, electricistas, informáticos, operarios, Protección Civil, responsables de los videomarcadores y megafonía... y así hasta 769 personas que trabajan cada vez que el Villarreal CF juega un partido en su estadio. Algo más que fútbol. Ellos también forman parte de la fiesta.

 

Compartir el artículo

stats