Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

El Castellón, el último ejemplo del desembarco de América en el fútbol español

El club albinegro se suma a la decena de entidades controladas por capital del ‘nuevo continente’

El nuevo y el antiguo dueño del Castellón: Bob Voulgaris y Vicente Montesinos. Frank Palace

El CD Castellón ha escenificado la entrada en su segundo centenario con un radical cambio en la propiedad: el empresario canadiense Haralabos Bob Voulgaris está llamado a una transformación radical de un club con vocación tradicional que siempre (o casi) ha estado en manos de dueños de la provincia.

El albinegro es la primera entidad que pasará a estar controlada por el país más septentrional de América. Sin embargo, tampoco supone un caso excepcional; más bien todo lo contrario. Se trata ya de uno de los 10 clubs cuyo dueño es originario del llamado nuevo continente. Operaciones, además, cada vez más abundantes: de hecho, la octava en lo que llevamos de año, por parte de propietarios, en su mayoría grupos, de Estados Unidos, México o Argentina.

El Mallorca, en 2016, fue el primero en abrir esta vía con el desembarco yanqui. El Elche está controlado por capital originario de Argentina, que está empezando a poner sus ojos en el fútbol español, como lo demuestran los tres grupos que se han interesado por el Castellón recientemente.

Con todo, Estados Unidos sigue a la cabeza, en una fórmula, la multipropiedad, cada vez más en boga. Es el caso del Capital Partners, que además de gobernar el Málaga, también tiene importantes participaciones en el Liverpool, Milan... Zaragoza, Leganés o Alcorcón, en esta primavera y verano, han ido pasando a manos del país de las barras y estrellas, que aunque sigue haciendo bandera del baloncesto, el béisbol o el football (rugby), retoma el interés por el soccer que había iniciado en la década de los 90, gracias a que fue el anfitrión del Mundial de 1994.

Además, Estados Unidos prepara el asalto a un club de primerísimo nivel de LaLiga, ya que aunque ha invertido decenas de millones de euros en el Sevilla o el Atlético, todavía no son los mayoritarios.

Tampoco resulta curioso que su vecino del sur empiece a volcarse en el fútbol español. Hasta el punto de controlar los dos principales equipos asturianos (Oviedo y Sporting), además de ejercer de salvavidas del Badajoz.

Es el nuevo paradigma del fútbol, que apunta un radical cambio en el modelo de gestión de los clubs, con una inyección cada vez superior de capital extranjero. Ahora, el americano rivaliza con el de los petrodólares, con el dinero procedente de Europa del Este... 

Compartir el artículo

stats