El Ayuntamiento de Burriana ha obtenido una subvención de 10.817,40 euros de la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte para financiar el Plan Director de las Cases de Carabona, con un un presupuesto total de 18.029 euros, que se ha encargado para recuperar el conjunto histórico protegido y en el que, como avanzó Mediterráneo, se proyecta un centro sobre la citricultura. El edil de Cultura, Vicent Granel, ha mostrado su satisfacción por conseguir “una ayuda que cubrirá el 60% de la inversión" que el consistorio tenía preparada para sufragar el documento para la recuperación de la Torre de Carabona y su entorno por lo que "aliviará el pago que se realizará cuando finalicen los trabajos”.

Imagen del entorno en el que el consistorio pretende actuar. MEDITERRÁNEO

La concesión de esta subvención, que tiene como objeto ayudar a la mejora de la infraestructura histórica y rural, es “un apoyo importante para seguir adelante en la rehabilitación del patrimonio de la ciudad”, ha subrayado Granel. El Plan Director, adjudicado al estudio El Fabricante de Espheras, deberá elaborarse en seis meses y su función será la de servir como herramienta y guía para la adecuada documentación, investigación, protección y restauración de la Torre de Carabona y su entorno. En estos momentos el estudio está en proceso de elaboración y se ha acometido una limpieza del entorno para poder realizar un vuelo con dron para radiografiar todos los edificios y tener un plano detallado del conjunto histórico. Se trata de usar nuevos sistemas que puedan ayudar a la remodelación de las casas anexas a la Torre de Carabona, ya restaurada, la creación de un centro de interpretación de citricultura para el futuro y la recuperación del jardín del cercado para convertirlo en un espacio verde de variedades originales de naranja. “Una actuación decisiva de recuperación de patrimonio rural de nuestra ciudad”, han insistido desde el consistorio.

Orígenes

Fuentes municipales han recordado que esta construcción data, "probablemente del siglo XII que se ubica en un espacio rural al suroeste del núcleo urbano de Burriana". Se trata de un edificio agrícola o residencial fortificado que está protegido y cuenta con una declaración de Bien de Interés Cultural por su singularidad y gran valor patrimonial.