El SAMU ha asistido este miércoles por la tarde a un trabajador al caer de un andamio en Benicàssim en un nuevo accidente laboral. El suceso se ha producido a las 16.00 horas, cuando se ha alertado al CICU del siniestro en la calle Molinas.

Hasta el lugar se ha desplazado una unidad del SAMU y una unidad de SVB. El equipo médico del SAMU ha asistido al hombre, de 41 años, por traumatismo craneoencefálico.

Posteriormente, el herido ha sido trasladado al hospital General Universitario de Castellón, en la ambulancia de soporte vital avanzado.

En las próximas 24 horas 25 trabajadores de Castellón sufrirán un accidente laboral y cuando acabe la semana la cifra de siniestros rozará los 175. Y no, no se trata de leer el futuro, sino de interpretar las estadísticas. Y estas son cada vez más demoledoras. La siniestralidad laboral sigue siendo un problema no resuelto hasta el punto de que en 2022 se registraron en la provincia 9.079 siniestros, un 4% más que el año anterior. Los sindicatos ya han puesto el grito en el cielo y ayer mismo CCOO-PV reclamó implantar la prevención laboral en cada empresa para poner freno a unos números que consideran «alarmantes».

Los datos publicados por el Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat) relativos a accidentes con baja tanto en la jornada laboral como in itinere, y recopilados por CCOO-PV, no dejan lugar a dudas. Durante el último año, los percances en jornadas crecieron en la provincia un 3,7% (se pasó de 7.924 a 8.220), mientras que los registrados en el trayecto que va de casa al trabajo (o viceversa) el incremento fue del 5,4% (de 815 a 859).